Saltar al contenido

Blade Runner – Película clásica de Ridley Scott

Blade Runner es una película clásica dirigida por Ridley Scott sobre una novela de Philip K. Dick y protagonizada por Harrison Ford. En el futuro los robots conviven con los humanos. Sin embargo algunos de ellos se revelaron contra el hombre y por ello deben ser exterminados.

Créditos

  • Título original: Blade Runner
  • Año: 1982
  • Duración: 112 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Director: Ridley Scott
  • Reparto: Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Daryl Hannah, Edward James Olmos, Joanna Cassidy, Brion James, Joe Turkel, M. Emmet Walsh, William Sanderson, James Hong, Morgan Paull, Hy Pyke
  • Género: Ciencia ficción – Acción – Thriller futurista – Robots
  • Puntuación: 8,2 puntos

Argumento

En el futuro los robots, llamados replicantes, conviven con los humanos. Trabajaban como esclavos en las colonias exteriores a la Tierra. Sin embargo hubo una rebelión y los replicantes fueron desterrados. Aun así muchos replicantes consiguen filtrarse en la Tierra, a pesar de saber que si son descubiertos serían aniquilados.

Mi opinión

Blade Runner es un clásico del cine de ciencia ficción. De hecho considero que películas como Inteligencia Artificial y Matrix beben de sus valores. Ridley Scott hace un gran trabajo y nos conduce a pensar que cuando los robots sean inteligentes, también tendrán sentimientos. Ahora es pura ciencia ficción que deslumbró al mundo en los años 80, pero en el futuro quién sabe.

Blade Runner

La crítica

Blade Runner es un clásico de la ciencia ficción, con múltiples versiones en el final. Sin embargo, la versión original es el que debemos valorar, ya que todas las versiones quedan en simples anécdotas al cambiar sólo algo del final. Tenemos una fotográfica con mucha belleza, una buena adaptación de la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick, el mejor Harrison Ford y un guión asombroso. Además contiene frases que pasarán a la historia como: “He visto cosas que vosotros no creeríais…” o “Lástima que no pueda vivir, pero… ¿quién vive?”. Una paradoja que se traslada a la vida real y nos da que pensar.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email