Saltar al contenido

Tomorrowland: El mundo del mañana

Tomorrowland

Tomorrowland: El mundo del mañana es la primera película de Disney no animada, dirigida por Brad Bird (Los increíbles, Ratatouille…). Algunas personas extraordinarias pueden ver Tomorrowland, un mundo de fantasía situado en otra dimensión.

Créditos de Tomorrowland: El mundo del mañana

  • Título original: TomorrowlandTomorrowland
  • Año: 2015
  • Género: Ciencia ficción, aventuras, robots
  • Duración: 130 minutos
  • País: Estados Unidos
  • Productora: Coproducción USA-España, Walt Disney Pictures
  • Director: Brad Bird
  • Guión: Damon Lindelof, Brad Bird, Jeff Jensen
  • Reparto: Britt Robertson, George Clooney, Raffey Cassidy, Hugh Laurie, Thomas Robinson, Tim McGraw, Kathryn Hahn, Keegan-Michael Key, Pierce Gagnon, Judy Greer, Matthew MacCaull, Chris Bauer
  • Puntuación: 5,6 puntos

Argumento de Tomorrowland: El mundo del mañana

Un niño prodigio inventor y una adolescente inteligente emprenden una aventura para desenterrar los secretos de un enigmático lugar. Tomorrowland: El mundo del mañana es una ciudad preciosa de otra dimensión. Llegar hasta ella será difícil, pero en su misión también salvarán a la humanidad.

Mi opinión sobre Tomorrowland: El mundo del mañana

Lo cierto es que esta película tiene un planteamiento fantástico: la existencia de un mundo precioso en una realidad alternativa, al que hay que dar solución. De hecho la escena del niño inventor del propulsor es antológica. Parece un cuento de hadas moderno. Pero después todas las buenas intenciones si diluyen hasta no quedar en nada. Los efectos especiales de la obra anulan toda la inventiva, la magia que en un principio nos deslumbró y hasta el enfoque de la narración. Todo para que Tomorrowland: El mundo del mañana parezca una ilusión de lo que prometía esa primera secuencia. Eso sí, en el recuerdo está esa ilusión que nos hacía soñar con una película maravillosa.

Tomorrowland

La crítica de Tomorrowland: El mundo del mañana

Una película con muy buenas intenciones: mezclar efectos especiales con la inocencia infantil de la aventura. Pero el problema está en que después de terminar de verla (demasiado larga además), uno tiene la sensación de no entender el desarrollo y final de la obra. Las buenas intenciones se diluyen al no darle continuidad con lo que se espera de una película y se queda en mera inspiración de ideas amontonadas. Tal vez si fueran cuentos independientes sobre personas que descubren esta ciudad de otra dimensión habría tenido más sentido. Pero se queda con un discurso hueco, estirada hasta más no poder y en un barullo de ideas. Tal vez el mensaje sea que el futuro es para los soñadores, para aquellos que estudian con entusiasmo para ser algún día los arquitectos del futuro. Sin embargo los discursos son redundantes, el mundo de fantasía no es explotado como debería y los personajes no están bien dibujados.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+