Efectivamente
La diferencia es abismal.
Excelente artículo
Saludos
Carla Mila
http://www.carlamila.es