Internet ha abierto una nueva era a la hora de emprender, ya que los comercios tradicionales se tienen que adaptar a las nuevas tecnologías y son los jóvenes que mejor manejan las redes sociales los que tienen una oportunidad para adentrarse en los mercados.