Saltar al contenido

Warcraft: El origen – Primera película del videojuego más popular

Warcraft: El origen

Warcraft: El origen es la primera película basada en videojuego más jugado del mundo: World of Warcraft. El reino de Azeroth habitado por humanos está siendo atacado por orcos de otro mundo. Una espectacular guerra de poder a poder.

Créditos de Warcraft: El origen

  • Título original: Warcraft: The Beginning
    Año: 2016
    País: Estados Unidos
    Duración: 123 minutos
    Direcctor: Duncan Jones
    Reparto: Travis Fimmel, Paula Patton, Ben Foster, Dominic Cooper, Toby Kebbell, Ben Schnetzer, Robert Kazinsky, Clancy Brown, Daniel Wu, Ruth Negga, Anna Calvin, Burkely Duffield, Ryan Robbins, Dean Redman, Glenn Ennis, Terry Notary, Elena Wurlitzer, Michael Adamthwaite, Anna Van Hooft, Callan Mulvey
    Género: Fantasía, aventuras
    Puntuaión: 6,1 puntos

Argumento de Warcraft: El origen

En el tranquilo reino de Azeroth los hombres vivían con sus conflictos internos, cuando aparecieron de otro mundo temibles orcos a través de un portal. Los orcos han dejado atrás su mundo destruido y quieren colonizar otros terrenos para continuar con su reinado del horror. De esta forma estalla la guerra que conducirá a unos a la destrucción y a otros a la extinción.

Mi opinión sobre Warcraft: El origen

Me ha parecido una película interesante de ver. Por supuesto no llega a la altura de la trilogía El señor de los anillos, pero se mantiene fiel a lo que promete. No destaca, pero tampoco defraudará. El guiño a los videojuegos de Blizzard es más que evidente: humanos, orcos, armaduras idénticas, luchas cuerpo a cuerpo, magos en la retaguardia, animales salvajes adiestrados… Viendo la primera película de Warcraft recuerdas a los videojuegos que tantas horas de diversión nos han dado y todo ello con unas batallas épicas característico del mejor cine de fantasía. No es una obra maestra, pero se deja ver y entretiene.

Warcraft: El origen

La crítica de Warcraft: El origen

A pesar de las críticas que ha recibido, muchas de ellas injustificadas, Warcraft: El origen es una buena película de fantasía que aporta más profundidad al ya por sí extenso universo de Warcraft. Las referencias a los videojuegos son tantas, que los fans se verán abrumados por tantos guiños. En cambio un espectador nuevo sentirá esa pequeña pieza que encaja en ese puzzle tan grande. Y todo ello es posible por la fidelidad a la historia y a los personajes que representan. Y lo que hay detrás es tan grande que este pequeño aporte sólo hace deslumbrar lo que puede dar de sí esta saga. Los efectos especiales son sobresalientes y tal vez parezca que son el valor de la obra, pero ni mucho menos. Es tal la complejidad que sólo los que ya se hayan sumergido en este mundo podrán apreciar todo el trasfondo que contiene.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+