Postura Occidental ante el conflicto Ucrania-Rusia

El conflicto que se genera en estos momentos entre Ucrania y Rusia es un acontecimiento mundial. La postura occidental ante el conflicto Ucrania-Rusia es fundamental para entender de donde surgen (y como podrían dirimirse) estas tensiones. Algo es seguro: Lo que sucede en entre estas dos naciones le concierne tanto a Europa como a Asia, inclusive, a los Estados Unidos de América. A continuación les mostramos por qué.

Antecedentes del conflicto

La historia de tensiones de Ucrania (o el territorio que representa actualmente la nación) con Rusia no es reciente. Data de muchos siglos atrás. Sin embargo, aunque las tensiones entre ambas naciones tengan origen en las batallas entre el Imperio Otomano, Catalina la Grande y el Imperio Ruso. Es cierto que este conflicto puede seguirse hasta la salida del presidente Yanukovich en 2014.

Política exterior ucraniana pre Yanukovich

urante el sexenio de 2004-2010 la presidencia de Ucrania la dirigía Víctor Yuschenko. Esta política estuvo concentrada en mantener como prioridad sus nexos con Europa y Estados Unidos, donde estos últimos. Pero principalmente Europa, se mantuvo con falta de interés en profundizar los vínculos con Ucrania a nivel comercial y político ¿sus razones? La falta de credibilidad del gobierno ucraniano por escándalos de corrupción y vacío de poder.

Pérdida de credibilidad del gobierno de Yuschenko

Para la Unión Europea no era factible permitir la entrada de Ucrania por la inestabilidad política que se sufría aguas adentro. El partido del presidente había perdido frente a su opositor (partido de Yanukovich), en las elecciones parlamentarias del 2006, demostrando el desencanto de la población ante el presidente y generando cautelas en la UE.

Estrategias para la integración

Sin embargo, aunque la integración de países post-soviéticos era un mínimo deseo de la comunidad europea, la forma en que estos se integrarían sería distinta. En negociaciones para promover los intereses de integración de estos países a la UE. Pero sin afectar las relaciones de este con Rusia, se creó la Asociación Oriental en la ciudad de Praga para el 7 de mayo del 2009. Esta organización pretendía mejorar las relaciones bilaterales entre los países post-soviéticos europeos: Ucrania, Moldavia, Bielorrusia, Georgia, Armenia y Azerbaiyán.

Invasión a Ucrania

Beneficios de la Asociación Oriental

La intención de Ucrania desde el 2004 es pertenecer a la UE. Sin embargo, la propuesta de Asociación Oriental representó una manera inteligente de estrechar los vínculos con estos países, al tiempo que no se les ofrecía la membrecía inmediata ni permanente en la Unión Europea. Desde este momento se denota Postura Occidental ante el conflicto Ucrania-Rusia

Contras de la Asociación Oriental

Aunque esto resultaba provechoso tanto para la Unión Europea como para Rusia, que no veía de buena manera la entrada de estos países, incluyendo Ucrania, en la Unión Europea. Sin embargo, el objetivo de estos países. Y, en primer lugar, la Ucrania de Yuschenko, era convertirse en miembros permanentes de la organización europea, cosa que se veía dificultada bajo esta modalidad secundaria de alianza al bloque europeo.

La llegada de Yanukovich: el declive de las relaciones con occidente

La llegada de Yanukovich al poder en Ucrania a partir del 2010 congeló la “buena” relación que se tenía con Occidente. La estrategia del gobierno de Yanukovich mucho más cercana a Rusia que a Occidente, así como su decisión de interrumpir y rechazar de manera definitiva el proceso de negociación con la Unión Europea y continuar adelante con el proceso de firma de un acuerdo económico, comercial y energético con Moscú.

La propuesta prorrusa

La decisión de Yanukovich facilitaría la posterior entrada en la Unión Económica de Eurasia, cosa que incomodaba a las autoridades comunitarias europeas. Cosa que incomodaba al bloque europeo, y estableciendo la postura de occidente ante el conflicto Ucrania-Rusia como el pródromo de conflicto. Los llamados a respetar el orden democrático, los derechos humanos de los ciudadanos y el sentir popular antigubernamental fueron los mayores reclamos de la Unión Europea a Ucrania durante el mandato de Yanukovich.

La revolución del 2014: el Euromaidán

Luego de las manifestaciones ocurridas en la Plaza Maidán de Kiev (octubre de 2013), producto de la negativa del entonces presidente Víctor Yanukovich de firmar el Pacto de Asociación con la Unión Europea, se inició un proceso de enfrentamientos dentro de la sociedad ucraniana. Al cabo de siete meses de conflicto, se logró finalmente firmar un acuerdo similar con la Unión Europea (27 de junio de 2014) que también incluiría a Georgia y Moldavia.

Invasión a Ucrania

El cese del conflicto

Luego de la huida del presidente Yanukovich, corrupto y autoritario, pero también electo democráticamente, hacia el territorio ruso, la sociedad ucraniana se vio bajo la tarea de reconstruir la nación. Ahora, bajo una nueva orientación política y con nuevas intenciones en su política exterior, Ucrania se acerca nuevamente a occidente.

El sentimiento prorruso

Frente a la caída e incorporación de un gobierno que no posee las credenciales para gobernar el territorio ucraniano, al este del país, se formaron “milicias de autodefensa” que promovían políticas seccionistas por considerar este nuevo gobierno ilegitimo. Bajo este escenario. Las violaciones a los derechos humanos de los ciudadanos que se opusieron al gobierno interino de Kiev, promovido por el primer ministro Oleksander, fueron acallados por los medios de información nacionales.

La postura de Occidente

La postura occidental ante el conflicto Ucrania-Rusia siempre será en pro de sus intereses. Actualmente, frente a la “operación militar especial” que propone el mandatario ruso, Estados Unidos y la Unión Europea forman un solo bloque en contra de las intenciones nucleares del país eslavo.

Estados Unidos Contundente

El viernes pasado el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advierte nuevamente al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia Serguéi Lavrovy, que cualquier incursión de Moscú en territorio ucraniano enfrentaría una “respuesta rápida, severa y unida” de Washington y sus aliados. Esto sucede durante una reunión en Ginebra donde se busca retomar las vías diplomáticas para resolver el conflicto.

Paquete de sanciones en camino: Made in USA

El martes 22 de febrero una serie de sanciones acontecieron contra Rusia desde su enemigo histórico: EEUU. Dentro de ellas se encuentran el corte de financiamientos, castiga sus bancos y persecución financiera a sus elites burguesas. Por medio de un decreto, Biden prohibió toda nueva inversión, intercambio, o financiamiento de parte de estadounidenses con destino a regiones pro-rrusa: Dontesk y Lugansk son las principales.

La presencia de la OTAN

Aunque el presidente Joe Biden ha cuestionado duramente la invasión de Rusia en territorio ucraniano, ha sido contundente de que no enviará tropas de estados unidos a Ucrania. Ha declarado advertencias, desde hace tiempo, de una invasión de Rusia en Ucrania, cosa que se materializa hoy, declarando el riesgo del orden internacional. Autorizó además que de necesitarse, se desplegaran tropas en los países bálticos: Estonia, Letonia y Lituania.

Posturas críticas

La postura occidental ante el conflicto Ucrania-Rusia se vuelve un acelerador para el desastre. Actualmente diversos países que pertenecen a la OTAN, así como a la UE, han destinado recursos militares de ofensiva y defensiva para Ucrania, así como Ayuda Humanitaria para los refugiados y desplazados. No hay intenciones de iniciar una guerra, pero sí de mantener un conflicto armado entre ambas naciones eslavas.

 

Últimos artículos de opinión

 

Deja un comentario