Perfect Sense

Perfect Sense es una película inglesa que propone un fin del mundo cuanto menos peculiar. Ewan McGregor y Eva Green son los protagonistas de este drama romántico azotado por la enfermedad y la discapacidad. Y tienen escenas eróticas muy morbosas.

Créditos

  • Título original: Perfect Sense
  • Año: 2011
  • País: Reino Unido
  • Duración: 88 minutos
  • Género: Drama, romance, enfermedad, pandemia
  • Director: David Mackenzie
  • Reparto: Ewan McGregor, Eva Green, Connie Nielsen, Ewen Bremner, Stephen Dillane, Denis Lawson, Anamaria Marinca

Argumento de Perfect Sense

Un chef y una investigadora, interpretados por Ewan McGregor y Eva Green, se enamoran perdidamente. Uno es un mujeriego y la otra una solitaria chica muy exquisita. Pero el desastre les acechara, a ellos y al resto del mundo que se apaga con ellos. Las personas pierden sus percepciones sensoriales.

Un fin del mundo extraño

Es curioso ver esta película como avanza entre silencio, agonía y dolor. Sin embargo hay algo que trasmite mucho más que gritar de dolor: asumir que se acaba todo. Los personajes languidecen sin desesperación, pues no hay nada que puedan hacer ante lo que se les viene encima. Sólo mantener los cuerpos de los enamorados juntos puede dejarles parte de humanidad. Pero es tan extraño contemplarlo, que uno no sabe si está ante una obra maestra o despropósito sin sentido.

Perfect Sense

Eva Green y Ewan MacGregor son los enamorados

Ambos actores cuajan una buena actuación. Tienen una relación dirigida con inteligencia y siempre parece sincera. Tal vez Perfect Sense se vea forzada en esta historia de amor, cuadrándola con un argumento imposible. Pero también se ve como una metáfora del más intenso amor: sobrevive a todo, incluso cuando todo lo demás desaparece. Una película que en parte me recordó a la española El arte de morir, aunque tengo que decir que me ha gustado menos. Aunque hay que reconocer el esfuerzo por presentar un producto diferente. En parte lo consigue, pero en parte se queda vacía. Le falta esa explicación redonda que haría que todo tuviera sentido.

La sensación más agónica

Perfect Sense se propone transmitir lo que se sentiría en esa situación, y eso lo borda. Tan bueno es, que el mensaje no se dice, cala en lo más hondo del espectador. Se transmite mediante las sensaciones tan intensas. Hay escenas donde la cámara muestra justo lo que perciben los personajes y es pura agonía. Una agonía desgarradora, transmitidas sin palabras y gritos de desesperación. No hace falta. En esta parte brillante de la película, el espectador siente el dolor al meterse en la piel de los protagonistas. Sólo el roce de los cuerpos de los enamorados consigue calmarlo. No hay héroes que puedan salvar al mundo, ni una lucha. Todos asumen lo que va a pasar y el mundo se desvanece… Pero el amor sigue.

Deja un comentario

Realiza la siguiente suma *