Normas de lavado según las etiquetas

La industria se rige por normas internacionales que exigen el etiquetado de las prendas fabricadas con la composición de sus tejidos y las instrucciones de cuidado y lavado para su correcta conservación. Por tanto hay que seguir las normas de lavado según las etiquetas de cada prenda.

Normas de lavado según las etiquetas de las prendas

Todas las prendas tienen instrucciones de lavado en las etiquetas que hay en la parte de atrás. Las etiquetas han especificado perfectamente la composición de los tejidos y las instrucciones de lavado de acuerdo con ellos. Pero la verdad es que hacemos poco caso en lo que se refiere al lavado de ropa y luego vemos las consecuencias: los nuevos pantalones estaban arrugados, tu camisa favorita descolorida y tu chaqueta encogida. ¿Qué ha pasado?

Las etiquetas proporcionan instrucciones para una limpieza segura y advertencias sobre el método de limpieza. Si en cualquier momento durante el proceso de limpieza se le advierte, por ejemplo: LAVADO MÁXIMO a 110ºC y no se respeta, la prenda puede sufrir daños irreparables. Las instrucciones también se aplican a todos los accesorios de la prenda (botones, adornos, etc.). Por otro lado, cuando compre una prenda lea la etiqueta de lavado, tal vez si es demasiado delicada no comprarla.

Interpretación de los símbolos de lavado, secado y planchado

Los símbolos que representan los ciclos de lavado, el cubo de la lavadora, la línea inferior se refiere a los ciclos de lavado con antiarrugas y ºC a la temperatura óptima del agua. Tendrás que seguir las instrucciones de lavado si quieres que tus prendas no se estropeen.

Lo normal suele ser lavar una prenda a 40ºC. Pero también puede haber instrucciones de que no sobrepases los 40ºC, o que la temperatura normal de lavado sea de 60ºC. Incluso la temperatura normal puede llegar a los 95ºC. Todo depende de la composición de la prenda de la etiqueta.

Normas de lavado según las etiquetas

También se indica si es recomendable o no lavar la prenda con lejía y cloro. Así como la temperatura máxima de la plancha. O si no se debe planchar, que también puede ser. Si de puede usar en secadora, o si puede lavarse en seco. Y también si se pueden aplicar disolventes sobre la prenda.

Normalmente no se suele consultar este tipo de información en la etiqueta. Sin embargo estas normas de lavado según las etiquetas son imprescindibles para la buena durabilidad de la prenda. Si no sigues estas instrucciones, es posible que pronto veas tu prenda estropearse. ¡Y tal vez te haya costado cara!

Deja un comentario

Realiza la siguiente suma *