Saltar al contenido

Más pena que gloria – Retrato de la adolescencia

Más pena que gloria

Más pena que gloria es una película española que hace un retrato de la adolescencia. Es la época en la que aprendemos a perder, a admirar la belleza de las chicas y a ver la vida con otros ojos. Sumerjámonos en aquellos maravillosos años de la adolescencia.

Créditos de Más pena que gloria

  • Título original: Más pena que gloria
  • Año: 2001
  • Género: Drama, comedia, adolescencia
  • Duración: 91 minutos
  • País: España
  • Director: Víctor García León
  • Guión: Víctor García León, Jonás-Groucho
  • Reparto: Biel Durán, Bárbara Lennie, Enrique San Francisco, María Galiana, Manuel Lozano, Alicia Sánchez, Fernando Conde, Asunción Planas, Pilar Duque, Jesús Beltrán, Rubén López, Ángela Cremonte, Alberto Ferreiro, Luis Vallejo
  • Puntuación: 6 puntos

Argumento de Más pena que gloria

Un sensible adolescente (Biel Durán) empieza a ver la vida con otros ojos. Descubre que hay tantas cosas diferentes a como se las imaginaba. Pero lo que más le sorprende es la belleza que las chicas tienen. Sobretodo se enamora de Gloria (Bárbara Lennie), una adolescente que ni siquiera sabe que él existe. Pero pronto aceptará el hecho de que ha nacido para perder.

Mi opinión sobre Más pena que gloria

Una buena película española sobre adolescentes. Me recordó a otra gran película del género: El bola. Aunque con un argumento centrado en el descubrimiento sexual en lugar del maltrato. Más pena que gloria contiene escenas que todos hemos vivido de jóvenes. De hecho no cuenta nada extremo, pero sí muy creíble. Habla sobre el primer amor, el rechazo, las primeras “pajas” y todas esas cosas que uno descubre a partir de cierta edad. Es como debería haber sido La teta y la luna para ser creíble y más interesante. Sexo hay poco, muy poco, el mismo que cuando teníamos esa edad.

La crítica de Más pena que gloria

Una buena película que refleja la realidad de la adolescencia en España. En esos momentos descubrimos que la vida no es un cuento de hadas, sino un cúmulo de penas y glorias. Y es ahí el acierto de esta película. Y eso que no tiene pretensiones de grandeza, pero es tan sencilla y humilde que uno sólo puede sonreír recordando su adolescencia al verla. Tal vez tenga escenas extravagantes, pero si uno recuerda lo que ha hecho a lo largo de su vida seguro quedan como anécdotas insignificantes. Es una película cruda, real, donde las actuaciones destacan en personajes imperfectos. Cada uno tiene sus problemas. Una comedia dramática tan real como cruda.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+