Saltar al contenido

La situación en Cataluña

La situación en Cataluña

Desde hace días todos estamos viendo, a través de las noticias, la situación en Cataluña. Cada vez es más complicado todo, ya que los independistas han tomado una hoja de ruta completamente ilegal… y el gobierno (aunque tarde), está decidido a pararlo.

La declaración de intenciones… sin respuesta

Así es. Cuando a principios de Septiembre el gobierno catalán aprobó el Referéndum del 1-O, lo hizo saltándose todas las normas de la democracia. El decreto fue abordando en el Parlamento, donde sólo estaban aquellos políticos afines a la independencia. La respuesta de Rajoy fue contundente: no se saltarían la ley. Sin embargo nada hicieron y, a pesar de las advertencia sobre la ilegalidad de las votaciones, el 1 de Octubre el Referéndum fue realizado. Así empezó la situación en Cataluña tan lamentable.

Un referéndum completamente ilegal

A parte de que el procedimiento por el cual se llevó a cabo esta votación fraudulenta sobre la independencia, testigos internacionales confirmaron la poca fiabilidad. De hecho el gobierno español consiguió tumbar las webs donde estaban los registros del censo y, aun así no quisieron detenerlo. Pues sin control alguno, una persona podía votar las veces que quisiera, o incluso acceder al voto personas a las que no les correspondía. Un despropósito que siguió adelante, porque tenían un plan B: retratar la actuación de las autoridades. Y eso sí les salió bien. Y así se agravó la situación en Cataluña.

La situación en Cataluña

La “supuesta” violencia de la autoridad

Lo cierto es que ese día, entre 200.000 personas que trataron de saltare la ley, hubo cargas policiales (como no podía ser de otra manera). Demasiado leve fueron, porque heridos reales hubo menos de 100 y sólo 1 en estado grave. Sin embargo los afines a la independencia trataron de masificar el daño recibido, publicando fotos de otros lugares, años… Pero lo cierto es que la opinión publica se vio afectada, porque condenaron las actuaciones policiales. Además, aseguraron que los independistas eran pacíficos, cuando se vio que recibieron a pedradas a la autoridad. Y la situación tensa se alargó mientras los agentes siguieron allí.

La huelga de 3 de Octubre agrava la situación en Cataluña

Fue una batalla campal. Los radicales catalanes tomaron las calles, como si de una guerra civil se tratara. Los piquetes obligaron a los trabajadores que quedaban, a dejar de trabajar. Hubo daños materiales y las carreteras permanecieron cortadas. Exigían la proclamación de independencia. Entonces se vio claro que el ejército español debía movilizarse, y desde ese día, aunque no ha sido reconocido en los medios de comunicación, vimos movimientos en los cielos españoles. Se estaban preparando para actuar, en cuanto el gobierno lo considerara oportuno.

La situación en Cataluña

El éxodo de las empresas

Las empresas, como venden a España y a Europa, no les interesa mantenerse en Cataluña. Si lo hicieran verían sus productos encarecidos por los aranceles internacionales. Por ello hubo una desbanda general, facilitada por el propio gobierno de España, que les facilitó el cambio de sede social. Muchos catalanes aseguraron que ese movimiento no les perjudicaría, porque la producción sigue estando allí. Sin embargo sabemos que ahora esas empresas la facturación la hacen fuera, por lo que el IVA se lo llevaría España. Pero además, muchas empresas ya están considerando trasladarse completamente. Lo mismo ocurre con los bancos. Y la hostelería ha caído en picado. Se estima que Cataluña y España han perdido millones de euros.

La declaración de independencia se hace a medias

Ante la presión del gobierno Español, el éxodo de los bancos y la desconfianza de los catalanes, el gobierno independista se vio contra las cuerdas. Hizo una declaración de independencia a medias, porque la suspendió acto seguido. Sin embargo partidos políticos radicales, que le dan la mayoría absoluta en el Parlamento y sin ello habría que convocar elecciones, le están presionando para que se proclame la independencia. Puigdemont solicitó el diálogo a Rajoy, tan reclamado en manifestaciones. Pero lo quiso a hacer de jefe de estado a jefe de estado, y por ahí España no pasa.

La situación en Cataluña

Se aplica el artículo 155 de la constitución

Tras incontables avisos de Rajoy y la negativa de Puigdemont, ya se está aplicando el reclamado artículo 155 de la constitución. De hecho el PSOE apoya al PP, por lo que ya no tiene vuelta a atrás. Esto implicaría que el gobierno español tomaría por la fuerza las instituciones catalanas. Para ello el primer paso es tomar el control de los Mozos de Escuadra. Cosa difícil. Pero habría un plan para echar a los independistas y recobrar el control. Y aquí el ejército entraría sólo como última opción. Sin embargo la situación en Cataluña es tan grabe, que el líder de los Mozos, Trapero, está siendo juzgado en Madrid y ya se considera un preso político. ¿Hasta dónde llegaremos?

Ya no hay marcha atrás

La fractura social y económica de España y Cataluña es total. Los independistas han sido adoctrinados desde que eran pequeños, esperando este momento. Y ahora que la rueda ha empezado a girar, no hay nada que les pueda hacer dudar. Ni el éxodo de las empresas, ni la amenaza del ejército español… ni siquiera que le el gobierno catalán les quite los ahorros para financiar la independencia. Están ciegos, maltratando a los catalanes españoles que puede que sean mayoría. Estamos a las puertas de una guerra civil. Es la mayor crisis de la democracia desde 1975. Sólo se puede salvar así la situación en Cataluña.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+