Saltar al contenido

El efecto Chroma Key y cómo conseguirlo en casa

El mundo del cine no sería lo mismo sin el efecto Chroma Key. Por mucha digitalización y efectos especiales que se puedan implantar en un film por ordenador, tarde o temprano se requiere recurrir a este efecto.

¿Qué es el efecto Chroma?

El efecto Chroma Key (también conocido como clave de color) es una técnica de carácter audiovisual que se utiliza comúnmente en el mundo del cine, televisión, incluso en el ámbito de la fotografía. La idea es utilizar un fondo de un determinado color (lo más habitual es que sea color verde o azul en su defecto), grabar la escena y luego reemplazarlo por una imagen o un vídeo. Para ello hará falta un software informático o equipo especializado.

Ayuda a ahorrar costes, ya que es un proceso que se lleva a cabo cuando rodar a un personaje o construir un escenario requiere de un presupuesto astronómico. Incluso hasta en las grandes producciones, cómo de El Hobbit o El Señor de los Anillos, siempre hay ciertos fragmentos del escenario que tienen fondos de estos colores y que luego serán complementados en el ordenador.

Para que esto funcione se requiere de que la ropa del actor no sea del mismo color que la del fondo.

Nosotros también podemos conseguir estos efectos en casa; para ello nos hará falta un programa como Movavi (puedes encontrar más información sobre el mismo aquí).

El efecto chroma

¿Cómo conseguir el efecto Chroma?

Para conseguir este efecto necesitamos 3 cosas:

  • Una tela o fragmento de color verde o azul: El color debe de ser intenso para contrastar con la ropa de la persona que se vaya a poner delante.
  • Iluminación: Tener una buena iluminación es clave, ya que así conseguiremos eliminar gran parte de las sombras que podrían estropear luego el resultado.
  • Software: El reemplazo del color por la imagen o el vídeo se llevará a cabo con un programa especializado.

La función de Chroma Key se utiliza seleccionado el color que se quiere reemplazar, y luego ajustado la tolerancia de los tonos para que no quede ningún rastro del mismo. Si la iluminación no es adecuada, o el color de la tela no es intenso, es posible que nos toque recortar al personaje de manera manual.

Con un poco de práctica podrás conseguir resultados completamente profesionales sin ni tan siquiera tener que salir de tu casa.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+