Mira que son *** los del Barcelona, encima que remontan el partido con ayuda arbitral a un equipo que viene del desierto, van y se meten con el público que ya estaba quemado, simulan una lesión y aun quieren tener razón. Menos mal que alguien ha venido a bajarles los humos, porque se creen dioses.