La leyenda de Casandra

0
1130

Ismael Serrano tiene una canción titulada Cassandra, donde una chica ve en sueños el futuro y está maldita por los dioses. La toman por loca hasta que aparece un hombre que le cree y le besa alegando haber soñado con ella. A continuación expondré la leyenda de ella y su hermano Héleno.

La leyenda de Casandra

Casandra y su hermano gemelo Héleno son hijos de Príamo y Hécuba. Con motivo de su nacimiento, se celebró una gran fiesta en el templo de Apolo, a las afueras de Troya. Al llegar la noche, sus padres se marcharon olvidándolos en el templo. Cuando fueron a por a por ellos al día siguiente, encontraron a los dos bebés dormidos y rodeados por dos serpientes, que les pasaban la lengua por todo el cuerpo para purificarlos. Los padres gritaron angustiados al contemplar la escena, provocando la huida de los dos reptiles. Gracias a esto, al hacerse mayores Casandra y Héleno poseían el don de la videncia.

Otra leyenda cuenta que el Dios Apolo se había enamorado de Casandra y le prometió a la joven el don profético a cambio de sus favores carnales. Ella aceptó, pero una vez iniciada en las artes de la adivinación, se echó atrás, negándose a someterse a los lujuriosos deseos de Dios del Sol, ante lo cual, éste le escupió en la boca retirándole el don de la persuasión, con lo cual ella quedó maldita, puesto que aunque dijera la verdad, nadie le creería y fue tomada por loca y condenada al destierro.

Cada vez que profetizaba algo, el Dios Apolo se encarnaba en ella, formulando los oráculos. Héleno, en cambio, interpretaba el porvenir examinando las aves y similares signos exteriores.

Casandra predijo, entre otras revelaciones, dos momentos cruciales en la historia de Troya. El primero fue que Paris -siendo desconocido- traería la ruina a la ciudad. Cuando se avecina la condena a muerte de éste,  ella revela que es hijo de Príamo.

Al aparecer posteriormente Paris con Helena en Troya, Casandra esta aparición  provocará la perdición de la ciudad, pero nadie la escucha. Tras la muerte de Héctor, al regresar Príamo, Casandra tiene la visión de la llegada de su padre con el cadáver de su hermano.


También solicita, junto con el adivino Laocoonte, no aceptar el regalo del legendario caballo de madera, porque había visto en sueños que traía enemigos en su interior. De nuevo es ignorada y Apolo manda unas serpientes a devorar a Laocoonte y a sus hijos. Finalmente, los troyanos aceptan la entrada del caballo a la ciudad.

Mientras saquean Troya, Casandra se esconde en el templo de Atenea, pero Áyax va tras ella. Casandra se abraza a la estatua de la Diosa, pero Áyax estira de ella, provocando que la estatua se mueva. Esto es una ofensa para los troyanos y planean lapidar al guerrero, pero éste se queda en el templo y se libra de la pena.

Cuando los saqueadores se reparten el botín, Casandra es regalada a Agamenón, que se enamora de sus encantos. Ella era virgen hasta ese momento, pero se somete a Agamenón y tienen gemelos: Teledamo y Pélope.

También se cuenta que cuando Agamenón llega a Miscenas, su esposa Clitemnestra mata a éste y a Casandra por celos, pese a que ella misma tenía un amante.

A Casandra, también conocida como Alejandra, Licrofón le dedica un poema que se cree profético.

Este artículo pertenece a la categoría Historia. Accede al índice para ver los demás artículos de Historia.

Ibonico
Nací el 28/09/1989 en Alicante. Mis aficiones son el deporte, la playa, ver la tele y salir a bailar. Tengo el título de Bachillerato de Ciencias, Manipulador de Alimentos y un módulo de grado superior de Mantenimiento de Instalaciones Térmicas y de Fluidos.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *