Zona erótica +18 - El siguiente artículo puede incluir contenido para adultos

Anaïs Nin, una vida impetuosa

0
362
Anaïs Nin

Anaïs Nin fue una escritora francesa, nacionalizada estadounidense, que se ha hecho famosa por diarios. En su vida se relacionó con personas del mundo literario y artístico, como Henry Miller, Salvador Dalí, Edmund Wilson, Antonin Artaud…

Una mirada a la perversión

Acceder a la vida de Anaïs Nin es sorprenderse a cada instante. Se trata de una de esas mujeres que nacieron a inicios del siglo XX. Aquellas que marcadas por muchos cambios históricos vivieron cada día al máximo, como si el mañana no existiera. Fue hija de la cantante cubana de origen francés Rosa Culmell y del pianista cubano de ascendencia catalana Joaquín Nin. Anaïs Nin nació en Francia y tuvo una infancia marcada por su apego al arte y a la música.

A los once años su padre los abandonó, hecho que tiene esencial importancia en la vida de la escritora. Entonces emigra con su madre y hermanos a Nueva York. también empieza a escribir el primero de sus diarios íntimos. Inició así su camino literario. En 1919 trabaja como modelo y bailarina de flamenco. En La Habana se casa con el banquero Hugh Guiler, con quien vuelve a vivir en su Francia natal en 1923.

Las novelas más famosas de Anaïs Nin

Una de las relaciones más indelebles de su vida fue la que sostuvo con el escritor norteamericano Henry Miller. Él fue el autor de las novelas eróticas Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio. Anaïs Nin se convirtió en su amante al tiempo que June Smith, esposa de este la inicia en el voyeurismo y el amor lésbico. Este triángulo amoroso quedó plasmado en la novela Henry y June. En esta adaptación fue interpretada por Maria de Medeiros, con la que tiene un parecido físico.

Por su parte, la tormentosa relación con su padre, Joaquín Nin dio pie a la novela La casa del incesto. Anaïs Nin, vio a su padre en Francia veinte años después de su abandono. Tras este reencuentro mantuvieron una apasionada relación incestuosa, que quedó reflejada en sus diarios.

Anaïs Nin

Su escritura se destacó por la sensualidad de la palabra, por sus personajes extrovertidos y por romper todos los cánones puritanos de su época. Fundó su propia casa editorial, Ediciones Siana, ya que ninguna otra se atrevió a verter al papel impreso aquellas imágenes arrastradas por el deseo y el profundo erotismo.

Con Ediciones Siana vio la luz Delta de Venus, una novela con gran influencia del Kamasutra, que fue adaptada al cine. En esta ocasión Audie England interpretó a la escritora. Bajo esa editorial también se publicó En una campana de cristal, que llamó la atención de la crítica de manera positiva. Pero no fue hasta la publicación de Los Diarios Anaïs Nin en 1966, cuando lograría la fama rotunda y el reconocimiento internacional.

Vida personal de Anaïs Nin

Cuando se hizo famosa ya se había casado por segunda vez con Rupert Pole, sin haberse divorciado de su primer esposo.  Pole era su agente literario y con él vivía en California. Mantenía una doble vida con su primer esposo Hugh Guiler en Nueva York.

En su libro La Casa del incesto escribió: “Me niego a vivir en el mundo ordinario como una mujer ordinaria. A establecer relaciones ordinarias. Necesito el éxtasis”. Anaïs Nin fue también una mujer que se dejó guiar por su cuerpo. Y lo más importante: Dejó como legado y manifiesto de sus pasiones un conjunto de novelas que son hoy referentes de la literatura femenina y erótica. Unas líneas literarias que se consideran testigos de la liberación de la mujer.

Reconocimientos a Anaïs Nin

Tras la llegada del éxito, en 1973, Anaïs Nin fue laureada. El Doctorado Honoris Causa fue otorgado por el Philadelphia College of Art. A la vez fue elegida para integrar el Instituto Nacional de las Artes y las Letras. Llegó así un innegable colofón para una existencia vivida de pasión y escrita con fervor.

Anaïs Nin

En 1977, a la edad de 73 años, murió en California la dueña de esta vida impetuosa. Sus cenizas fueron esparcidas en la Bahía de Santa Mónica. Varias fueron las obras publicadas de manera póstuma. Su figura y su imagen de mujer liberada ha inspirado a su vez a varios escritores: Wendy Guerra autora de Anaïs Nin: Posar desnuda en la Habana o Daína Chaviano en su novela Gata encerrada.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *