Saltar al contenido
Hola invitado, Inicia sesión o Regístrate | Ayuda

La serie El cuento de la criada

La serie El cuento de la criada

La serie El cuento de la criada fue estrenada en 2017. Su protagonista es Elisabeth Moss, una joven que se envuelta en un extraño mundo. En un futuro distópico se ha implantado una dictadura en forma de república en Estados Unidos. En ese gobierno las mujeres vuelven a no tener valor.

Créditos de la serie El cuento de la criada

  • Título original: The Handmaid’s Tale
  • Año: 2017-presente
  • País: Estados Unidos
  • Duración: 60 minutos
  • Género: Drama, distopía, religión
  • Director: Bruce Miller (Creator), Reed Morano, Mike Barker, Kate Dennis, Floria Sigismondi, Kari Skogland, Daina Reid
  • Adaptación: Novela de Margaret Atwood
  • Reparto: Elisabeth Moss, Joseph Fiennes, Max Minghella, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel, Ann Dowd, Jordana Blake, O.T. Fagbenle, Samira Wiley, Meghan Allen, Nina Kiri, Amanda Brugel, Edie Inksetter, Madeline Brewer, Jim Cummings, Marisa Tomei, Grace Munro, Clea Duvall, Simon Northwood, Gary ‘Si-Jo’ Foo, John Carroll Lynch, Katie Messina, Robert Curtis Brown, Sydney Sweeney, Stephen Kunken, Erin Way, Ever Carradine, Jenessa Grant, Krista Morin, Angela Vint, Tattiawna Jones, Bradley Whitford

Argumento de la serie El cuento de la criada

En un mundo distópico, no muy lejano, Estados Unidos se convierte en la República de Gilead. En realidad es una dictadura fundamentalista. Los antiguos valores puritanos son recuperados, relevando a la mujer a un segundo plano. Los valores modernos se han perdido. Ellas sólo tendrán el valor de tener hijos, ya que el país tiene un problema de fertilidad.

Gran adaptación y una distopía muy real

Está claro que el mundo donde vivimos está al borde del colapso. No se sabe que puede pasar en un futuro no muy lejano, pero relatos como el que cuenta la serie El cuento de la criada nos provocan escalofríos. Tal vez la trama se desarrolle demasiado lenta, pero las secuencias cotidianas del día a día nos hacen pensar que esto podría darse. Y da miedo pensarlo.

La serie El cuento de la criada

Dos planos temporales que estremecen

La serie El cuento de la criada tiene dos hilos argumentales muy bien definidos. El primero y principal, es el presente en la serie, o el futuro distópico, donde las mujeres son esclavas. El segundo y con menor duración, es el pasado de la serie, o el presente distópico, donde cómo los actuales Estados Unidos se convierten en una dictadura bajo el nombre de República. Dos hilos argumentales muy interesantes que ayudan a entender la serie desde sus orígenes.

Problemas reales trasladado a la ficción: la contaminación y el esclavismo

Se sostiene en un problema real del mundo: la contaminación. Por eso las mujeres no dan a luz niños sanos y por eso hay problemas de fertilidad. Por eso los fundamentalistas que controlan este mundo des distopía aprovechan estas dificultades del mundo para moldearlo a su gusto. Toda cultura, religión o ciencia que difieran de sus ideas son herejía, como ocurría antiguamente con la Santa Inquisición. Y todo ello apoyándose en relatos bíblicos escogidos a dedos (como ocurre en muchas religiones). En uno de esos relatos se trata a las mujeres como esclavas, con el único fin de reproducirse. Se basan en ello para crear su propia granja humana, criadas o concubinas, con estrictas reglas para todo. Ellas no tienen ningún poder, si siquiera son consideradas personas.

La serie El cuento de la criada

Una gran serie con una gran actriz

Si hay algo que reconocer es la buena recreación ambiental y el papel de la actriz protagonista Elisabeth Moss. Ella fue reclutada como concubina cuando trataba de escapar de la dictadura en la que Estados Unidos se acababa de convertir. Se ve a la perfección la conversión del país a la dictadura, los excesos del poder del hombre y la injusticia de esa situación. Pero para que todo ello se pueda ver como real, necesita una actuación soberbia de su protagonista. Y la tiene. Elisabeth Moss refleja en su rostro cada injusticia que ocurre. Transmite el dolor que siente sólo viéndola. Claro está, hace que la brillante puesta en escena y producción luzcan mucho más, con esos gestos. Soberbia.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email