Dominó – El popular juego de mesa

0
925
Dominó

El Dominó es un juego de mesa que se juega con 28 fichas rectangulares, blancas y negras, con doble numeradas. El objetivo del juego es el de quedarse sin fichas antes de tus oponentes y para ello se pueden hacer estrategias.

Descripción del Dominó

El Dominó es un juego de mesa. Se juega con 28 fichas rectangulares, una parte blanca y la otra negra. Cada ficha en la parte blanca está numerada por puntos del 0 al 6, por dos veces. La zona sin puntuar, con 0 puntos, es llamada blanca. La ficha más baja es la blanca, blanca, y la más alta el 6, 6. Ahora bien, se reparten 7 fichas a cada jugador, pudiendo jugar 3 o 4. Cuando el que saca deja una ficha en la mesa, al que le toque tendrá que colocar otra ficha que coincida el número de puntos de un lado y así sucesivamente. De esta forma se pueden hacer hasta 1.184.040 combinaciones posibles. Por eso es importante establecer una estrategia acertada, si quieres ganar la partida con oponente de nivel enfrente.

Jugando 3

Si hay 3 jugadores en el Dominó, no se repartirían todas las fichas, sino que al repartir 7 a cada jugador sobrarían otras 7 que se dejarían boca a bajo. Estas fichas que no se reparten, deben ser robadas por el jugador que no disponga de la puntuación que hay en la mesa. Una vez no queden fichas para robar, tendrá que pasar turno. En esta ocasión la dificultad para hacer una estrategia disminuye según avanza la partida porque una vez se han robado todas las fichas sólo dispones de 2 rivales a los que podrás intuir sus jugadas al ver que pasan el turno. Sin embargo al principio, como hay 7 fichas para robar puedes llegar a confundirte.

Dominó

Jugando 4

Normalmente cuando hay 4 jugadores en el Dominó, se juega a parejas. En esta ocasión se roban todas las fichas. El objetivo cambia ligeramente, ya que puedes ganar tú o tu compañero. Para facilitar la labor a tu compañero deberás jugar a su favor poniendo las fichas en los puntos donde veas que cierra el juego y dejando libre los puntos donde veas que lo abres. Pero ojo, puede ser que tu compañero trate de engañar a tus rivales y acabe engañándote a ti. Este juego para mí es el más divertido ya que si en una partida no dispones de buenas fichas, puedes jugar para tu compañero. Además, aunque al principio sea fácil saber que fichas no tienen tus rivales, según avanza la partida se complica porque sólo dispones de 1/4 de la visibilidad de todas las fichas y son dos rivales jugando juntos para cerrarte el camino hacia la victoria.

Este artículo pertenece a la categoría juegos de mesa. Accede al índice para ver los artículos de juegos.

Ángelus
Español, escritor y autor del blog "El enigma de los dioses". También creó en blogger el blog que dió vida a este proyecto: "Eterno y Cambiante" y es el editor más activo de la web. [Ver Biografía]

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *