Saltar al contenido

España campeona del mundo de balonmano

La selección española de balonmano se ha proclamado campeona del mundo, por segunda vez en su historia, en el campeonato en que ejercía como local. Una selección con muchas nuevas caras ha hecho olvidar viejas glorias.

El oro de la gran selección que deslumbró el balonmano hace 8 años, con los jugadores míticos David Barrufet, Joseja Hombrados, Alberto Enterríos, Albert Rocas, Raúl Enterríos, Rubén Garabaya, Rolando Urios, Mateo Garralda, Demetrio Lozano, Fernando Hernández, Juancho Pérez, David Davis, Juanín García, Iker Romero, Mariano Ortega y Chema Rodríguez; quedó atrás para dar paso a un nuevo oro conseguido por la nueva selección formada por Arpad Sterbik, José Manuel Sierra, Joan Cañellas, Dani Sarmiento, Carlos Ruesga, Jorge Maqueda, Alberto Entrerríos, Antonio García, Ángel Montoro, Viran Morros, Valero Rivera, Aitor Ariño, Victor Tomás, Albert Rocas, Julen Aguinagalde y Gedeón Guardiola.

En los primeros partidos de la fase de grupos, España no encontró dificultad ganando a Argelia 27-14, a Egipto 29-24, a Australia 51-11, siendo la segunda mayor diferencia de goles en la historia de los mundiales, y a Hungría 28-22. Pero en el último encuentro, con Croacia, perdió la primera plaza en un partido con gran alterancia en el marcador, por un ajustado 27-25.

Tras perder el liderato del grupo, la selección española derrotó en octavos de final a la difícil Serbia, vigente subcampeona de Europa, con un cómodo 31-20. En cuartos esperaba Alemania, que sucumbió 28-24 ante el potencial español. En semifiniales se coló Eslovenia, la gran sorpresa del campeonato, que venía invicta. Fue un partido sencillo, 26-22, en el que España se dedicó a administrar la ventaja. En la final esperaba el diícil escollo de Dinamarca, subcampeona del mundo y campeona olímpica y de Europa. España dominó la final de principio a fin, dominando el marcador en todo momento. Llegaron al descanso 18-10 y tras él, el rodillo español aplastó a los daneses, acabando el partido con un humillante 35-19. El portero español, Arpad Sterbik, fue el jugador más destacado del partido con paradas estratorféricas que desmoralizaron a los daneses. Alberto Entreríos pudo despedir su carrera deportiva con un oro.

 

Los debutantes destacados de España fueron Montoro y García, que junto a Sterbik, Aguinagalde, Enterríos y Rocas mantuvieron al equipo en el máximo nivel hasta acabar en lo más alto. Esta victoria pasará a la historia por lo holgado del resultado.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email