Magia quemada

0
269

Azul eran tus ojos,
pues negros ahora parecen.

Fuego que en tu piel lame el deseo
de ardiente pasión.

Claros tenían que aparecer,
pues a oscuros cambiaron
y así se quedaron.

Amor que en tu cielo vuelas,
que en tus ojos oscureces.

Mares que la noche borraron,
mirada que destrozaron.

Ojos que de tanto mirar murieron
y de tanto morir ardieron.

Ojos que de tanto soñar
lágrimas derramaron
y de tanto sufrir,
cenizas quedaron.

Vuelve a otras obras o a la página principal.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *