95 Jonhy

0
222

Día a día siento como mi cuerpo adquiere más volumen y más fuerza. El trabajo que realiza Rasel con sus reclutas es muy intenso y eficaz. Jamás había esperado un desarrollo tan exagerado, pero no sólo en cuanto al físico, los sentidos y la experiencia ha sido explotada al máximo. La confianza, la seguridad, el poder… todo ha mejorado en mí.
No sólo en esta fortaleza son maestros en el arte del entrenamiento. Aquí descanso y me recupero mejor que en Priedni, hasta Pode se ve mejorado en este aspecto. Supongo que será porque lo han considerado como fundamental para la preparación. Pensándolo bien, así debe ser, porque de estar agotado no podría superarme en cada sesión.
Un soldado llama a la puerta de mi habitación.
-¿Sí?
Sir desea hablar contigo.
¿Qué querrá ahora? He completando el intenso adiestramiento. Ahora me encuentro en mis horas libres. Pronto me iré a dormir.
-Sígame.
Me levanto de la cama extrañado. Sigo al soldado por los pasillos, hacia los ascensores, subimos a uno y… regresamos al nivel donde se realizan los ejercicios. Me conduce a la última sala de ese nivel, donde se encuentra la maquinaria de simulación.
Veamos que quiere.
-Siento llamarte en tus horas libres, pero he creído que lo que tengo que contarte te interesa demasiado -hace una pausa sin apartar su intensa mirada de mí-. En la última sesión que has realizado he comprobado que tu cuerpo ha desarrollado las capacidades mínimas exigidas para considerar al recluta como miembro del ejército -y sonríe-. Tu evolución ha sido impresionante. Continuarás trabajando según el programa estipulado, pero debo comunicarte que estás preparado para aquello que solicitaste.
Mi piel se estremece. Mi voz tiembla. ¿Será cierto?
-Te refieres a… El enigma de los dioses.
-Así es. Es tu decisión continuar o no, dónde y cómo. Yo te recomiendo utilizar esta maravilla de Tropolis, y así no perder tiempo.
-Está bien. ¡Empecemos ahora mismo!
-Muy bien. Te advierto que el conocimiento que encontrarás será muy poderoso y a la vez intrigante. No todos pueden conocer esta información y proseguir como si nada. Saber que es algo real y horroroso puede desquiciarte.
-Correré el riesgo. -respondo muy seguro.
-Bien. Siéntate. Comencemos.
Así lo hago, deseando conocer el enigma.
-Primero conocerás la leyenda de los dioses y después el libro sagrado… -comenta justo cuando su voz se va desvaneciendo.

Continúa leyendo 96 Krhisten, o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *