89 Jonhy

0
217

Ya al atardecer, un agente de Rasel reclama mi atención.
-Tengo instrucciones de mostrarte el recorrido que efectuarás diariamente, a partir de mañana.
Asiento, deseando saber mi cometido aquí.
Salimos del nivel de dormitorios y accedemos a otro complejo abarrotado de grandes salas.
-Primero deberás entrenar aquí. Como ves -dice señalando un recinto cargado de máquinas-, hay equipos de preparación física diseñados para desarrollar fuerza.
Continuamos caminando hacia la siguiente sala.
-Después, en esta sala, mejorarás tu puntería con armas de largo alcance.
Al echar un rápido vistazo, observo varios espacios separados por cristales. Dentro de cada uno, reclutas que se encuentran entrenado, apuntan con armas láser y disparan a los objetivos que hay enfrente.
-Tras estas dos intensas sesiones, tomarás una dieta preparada para facilitar tu desarrollo físico. Seguidamente, en el nivel inmediatamente inferior, hay una zona dedicada a la relajación y la recuperación donde tomarás un descanso. Masajistas, baños con sales, productos energéticos… Todo para eliminar la fatiga y así, cargar las pilas para proseguir el entrenamiento a tope.
Dejo escapar un suspiro al entenderlo. La duras mañanas se verán aliviadas. Desde luego, han pensado en todo.
-Por la tarde -prosigue-, regresarás a la sala de preparación física. Después, aumentarás tu percepción -comenta señalando otra sala más-. Mediante ejercicios específicos desarrollarás tus sentidos, hasta lograr una sensibilidad exquisita.
-¡Muy bien! -exclamo inmediatamente al entender el fin de gran utilidad que persigue.
-Y por último recibirás clases para el manejo de la espada, a cargo del mismísimo Sir.
El agente señala la última puerta del nivel, donde un extraño pensamiento me domina: no se trata de una sala normal, al igual que las demás, alguna sorpresa esconde. Sonrío y vuelvo la mirada hacia él.
-Por supuesto, después de cada sesión vespertina, deberás bajar al nivel inferior a regenerar tu cuerpo agotado. De esta forma, podrás completar tu descanso nocturno sin sobresaltos y al despertar al día siguiente, tendrás la sensación de volver a nacer… como afirman muchos.
Qué bonita forma de volver al trabajo, pienso preocupado. ¿Qué sustancias habrá en los productos para que los guerreros sientan eso? De todas formas, parece muy buen entrenamiento y estoy feliz de encontrarme aquí.

Continúa leyendo 90 Kathy, o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *