74 Kerwin

0
206

Despierto una vez más con el rostro envuelto en sudor, de las pesadillas del fin del mundo. Un terrible sueño me condena cada vez que duermo, a la agonía. Los acontecimientos apocalípticos desencadenarán en guerra tras guerra, hasta que un gran diluvio haga elevar el nivel del mar, haciendo desaparecer el continente. Esta es la última profecía de El enigma de los dioses. Cada acontecimiento no hará sino empeorar la situación, hasta que en pocos años ocurra ese incidente que abolirá todo mal. Así está escrito y las palabras proceden de los dioses.
En mis sueños se transmite el mensaje con toda claridad, esperando una conexión… Porque más respuestas han sido pronunciadas en el subconsciente colectivo. Algo se cuece dentro de todos nosotros, dentro de los portadores del virus, que no es únicamente muerte. Alguien está contactando con nosotros, buscando en nuestros recuerdos, en nuestra locura; la salvación…
-¿Estás despierto? -me pregunta la mujer.
Al asentir, me comunica que varios ancianos desean hablar conmigo.
-Pueden pasar -digo elevando la voz para que me oigan.
Entran varios hombres mayores, de escasa estatura y larga barba blanca.
-Queremos preguntarte varias cosas. Eres nuestro invitado y te respetamos, pero están sucediendo demasiadas cosas malas y necesitamos saber más de nuestros inquilinos. ¿Quién eres y de donde vienes?
-Me llamo Kerwin y soy un privilegiado de la última generación, hijo del mismísimo Darío. Decidí escaparme porque me sentía encarcelado en una de las ciudades privilegiadas, gracias a las estúpidas normas que nos imponían.
-Bien Kerwin, sabes que nos has expuesto a una situación muy complicada. La Vieja Guardia te busca y hemos dicho que no te hemos visto, pero si descubren la mentira podríamos tener serios problemas.
-Lo siento. Sólo trataba de ser libre. No sabéis lo oprimido que nos tenían ahí.
-Entiendo. Déjame que me reúna con mis colegas. Tengo asuntos que resolver.

Continúa leyendo 75 Jonhy o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *