236 Kerwin

0
252
-Ya hay una bandera en cada campamento y un portador en cada patrulla -me informa Ariel-. ¿Algo más?
-No, amigo. Sólo queda continuar preparándonos hasta que llegue el fatídico día. No podemos hacer otra cosa.
Mi mirada continúa perdida en el terreno.
-No te castigues más: haces lo que puedes.
-Cada segundo que pasa, más negro veo el futuro. Tener acceso al destino me ahoga. Quiero cambiarlo, conseguir un final feliz…
Me abraza, fuertemente.
-Lo conseguiremos. El destino no está escrito. Mira El enigma de los dioses, ese libro fue escrito por dioses y los tiempos que corren no se encuentran escritos sobre sus páginas. ¡Podremos conseguirlo!
-Sí eso es cierto, pero aquel que lo ha cambiado es el mismo al que nos enfrentamos.
-Tú mismo dijiste que sus intenciones no eran la de destruirnos, que sólo buscaba un secreto…
Muevo mi cabeza, inquieto.
-Sí… pero ya no sé que creer. Desea conquistarnos y para ello ha colocado a su esbirro en el trono, haciéndose pasar por un semidiós. ¿Por qué reta a los dioses?
-Será que no tenemos todas las respuestas. El futuro todavía está por desarrollarse.

Continúa leyendo 237 Krhisten o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *