224 Kerwin

0
250
Una vez conseguimos asimilar nuestro propósito a los esclavos rescatados, decidimos adiestrarlos tanto para manejar armas como para cabalgar. Nuestra escuela de equitación, cuenta con excelentes jinetes. Una vez son dignos caballeros, les forjamos armaduras y armas.
-Cada uno de vosotros cuenta con una espada y sólo los mejores tiradores serán equipados con un láser. La Vieja Guardia ya no custodia estos parajes y no podremos conseguir más armas. Tendremos que crear lanzas y arcos. Para ello hemos inaugurado la arquería. Muchos de vosotros, los que no deseéis luchar en crueles batallas, pueden dedicarse a trabajar para la armería. También, necesitaremos buenos mineros. Las minas cuentan con mucha menos vigilancia y podremos fácilmente tomar el control. Necesitamos hacernos con los esclavos y su producción para consolidarnos como gran potencia. Pronto seremos la única oposición entre los escuadrones de Sifrid y los Reinos del Sur. ¡Aprender rápido que el tiempo apremia!
Volviendo hacia mis amigos, Ariel me observa sonriente.
-Bonito discurso. Eres todo un héroe.
-Todavía queda mucho por hacer. -respondo seguro de mí mismo.
-¡Lo sé! Se avecina una guerra. Pero míralos -me señala a los caballeros-: no tienen miedo. Les has infundido coraje. Confían en ti. Seguro que saldremos bien parados de la contienda.
El gesto serio encrudece mi rostro.
-Eso es por que lucho. Está claro que con el apoyo de todos será más fácil, pero el enemigo es muy poderoso.
Los pensamientos me abruman. Debimos avisar del engaño a aquellos que nos quisieron dejar morir y deseaban esclavizarnos. Algún beneficio nos habrían aportado.
-¡Volvamos al trabajo!

Continúa leyendo 225 Yasmina o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *