209 Sir

0
175
Establezco comunicación con Maguiltor. La señal vuelve a ser nefasta, pero al menos logro conversar con el emperador.
-Ya pensaba que Joel nos había fallado. -le confieso.
Joel ha sido un aliado muy valioso, no permitiremos que le ocurra nada.
Su profunda voz me produce escalofríos.
-Me alegro. Esta nueva situación me favorece considerablemente. La infiltración del ser encapuchado ha sido subsanada y mi oponente, Krhisten, ha sido descubierto espiando Frangul. Da igual si el cabeza de turco es Alex, Joel o Goor. Preferiblemente Alex, como así va a ser, ya que los otros dos aun podrán aportarnos su valiosa ayuda. ¡Dentro de una semana me veo coronado!
Su respiración suena, excesivamente.
-Ese no es el plan. El sucesor divino de Darío se encuentra en las mazmorras del castillo, esperando su momento para irrumpir en el trono.
-¿Cómo?
Me siento utilizado. ¡Yo debía ser el nuevo rey!
-Te avise que no me valía un mundo dividido. Si tú te sientas en el trono, contarás con una fuerte oposición a cargo de Krhisten, Saúl, Ziro, Judith e incluso Sigan. La brecha que os dividiría sería inmensa. ¡No quiero eso! El ciclo divino de los acontecimientos ha aportado una solución perfecta: el nuevo rey os unirá en combate. No hay nada más que decir.
La comunicación se cierra. Doy un fuerte puñetazo a al panel. Sifrid me ha utilizado y estoy expuesto completamente a su mercer, porque si declaro lo que he hecho, me desterrarían. De todas formas, seré el señor más importante y entraremos en guerra como deseábamos.

Continúa leyendo 210 Ariel o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *