202 Kerwin

0
189
Una vez tratamos nuestra decisión frente a todos los miembros del movimiento, la mayoría decide apoyarnos completamente.
-Tenemos que aumentar los efectivos con los que contamos. -propone un hombre.
Uno de los métodos para ello sería rescatar a los esclavos de la ciudad experimental. Aunque se encuentra bajo una intensa vigilancia, nosotros somos muchos, y de conseguirlo aumentaríamos nuestro grupo en unos miles más.
-También podríamos robar todas las armas posibles. La Vieja Guardia se divide en patrullas poco numerosas.  Podríamos atacarlas y desarmarlas.
Otra buena idea. Cuando lleguen los escuadrones de Maguiltor, las armas de largo alcance supondrían mayor ventaja que las espadas.
-Tendremos que crear un emblema que nos represente. Si formamos un gran ejército y nos imponemos, pero no saben que somos nosotros, pocos favores nos devolverán.
-Tiene razón. Para ello el telar construido para la fabricación propia de indumentaria, podría dedicarse unos días a crear banderas.
Algunas propuestas más surgen, pero las descarto.
-Bien -concluyo la exposición de ideas-, con estas tres tendremos suficientes. Helen, tú te encargarás de dirigir la fabricación del emblema. Efrén y Ariel, vosotros conseguir armas. Podéis llevaros a la mitad de los hombres -todos ellos con los caballos, armaduras y espadas correspondientes-. Yo me llevaré a la otra mitad hacia Tropolis.
El grupo dedicado a la seguridad se mantendrá en sus posiciones. Las mujeres, en su mayoría, se encargan de tejer y pueden ser vulnerables sin nosotros. Por ello, si son avisadas, como siempre, de que se aproximan soldados, tendrán tiempo suficiente para ocultarse y no sufrirán perdidas.
-Comencemos con los preparativos.

Continúa leyendo 203 Sigan o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *