172 Alan

0
183
Saúl me propuso un difícil objetivo. Llegué a los suburbios con el antídoto y recluté un ejército de valientes hombres. A Krhisten le vendrá bien contar con una hueste cuando sea coronado rey. La Vieja Guardia es una legión especial del Consejo y La Guardia Real sólo está preparada para defender. Será un obséquio por nuestra alianza. Además, las medidas empleadas por el gobierno no nos parecen las más adecuadas, y hemos decidido salvar algunas vidas.
Todo marchaba según lo previsto, pero después de la llegada del movimiento revolucionario, he perdido toda autoridad sobre los caballeros. Me veo obligado a cumplir las órdenes del líder de los rebeldes. Monto en un caballo para regresar a Pode. Al llegar, desmonto, abandono al caballo y entro por la entrada trasera.
-Descontaminación.
La sala se llena de gas purificador. Me quito la mascarilla y dejo el equipo a un lado. Tomo el ascensor para reunirme con Saúl.
-¿Qué ha ocurrido? -me pregunta con tono furioso.
-Ha sido visto el ser encapuchado que cruzó la frontera de Rasel. Avisa a la Vieja Guardia de inmediato.
Tras dar las órdenes oportunas, le cuento el resto de lo ocurrido.

Continúa leyendo 173 Dawn o visita el índe de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *