171 Jonhy

0
209

Dawn reproduce las grabaciones sonoras:

“-Me duele la cabeza. Siento al gusano, al revelador de secretos hurgando en mi mente. Me enseña una torre, en el mundo gull, llena de cadáveres. Están todos muertos, todos los que se encontraban en la superficie cuando los magos liberaron el virus. Ahhh…, ahhh…, pero no son el único objetivo. Buscan… buscan…
-¡Resiste! Los científicos están experimentando con nosotros. Admito que es una humillación, pero podemos enseñarles lo que ven nuestros ojos y salvarles… 
-Je, je je. ¿Nos van a hacer caso ahora? Tantos años viviendo en los suburbios, aportando una parte de nuestra producción, a cambio de su protección… ¿Para qué? ¡No ha servido de nada! A las primeras dificultades nos han abandonado. ¡Nos han dejado morir! ¿Por qué tendríamos que ayudarles? Les preocupa la enfermedad que nos mata, porque puede filtrarse en su mundo perfecto, no porque nosotros morimos en masa. ¡Que se pudran como esclavos de los invasores!”
Finaliza la primera grabación y reproduce la una segunda:
“-¡Me duele! Quema mis entrañas. ¡Mátame!
-¡No! Vamos a sobrevivir, aguanta. Pronto nos darán antídotos.
-¡Jamás! El gobierno desea nuestra muerte porque podríamos rebelarnos.
-¿Qué ves?
-Cada pensamiento que tengo descubre la verdad de lo que está ocurriendo. Existe un plan… elaborado a partir de una trampa, un cebo.
-¿Un cebo…?
-Sí esta locura… ¡El virus! Todo forma parte de un plan…
-¿Un plan para qué?
-¡No puedo…! Me ha descubierto. Sabe que lo sé. ¡No…!”
Y finaliza la grabación.
Mi piel se estremece sólo de pensar que lo escuchado puede ser real. Cuando estuve infectado por el virus, descubrí cosas que aun no sé si son ciertas. ¿Cómo pueden estar tan seguros de que es simple locura?

Continúa leyendo 172 Alan o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *