168 Sifrid

0
200
Desde mi posición en la ciudadela de Maguiltor observo lo que ocurre en los Reinos del Sur. Kerwin se propone llevar a cabo una estrategia arriesgada para salvar a su gente. Yo voy a aprovecharme de ella.
-Administra el poder durante mi ausencia. -le comunico a Horacles.
Pronunciando unas palabras en el idioma de los dioses, me teletransporto al lugar donde se encuentra mi invocación. Se encuentra cruzando los límites del Reino de Elfas. Varias patrullas buscan al resto de los Mártires del Oráculo. Kerwin se encuentra en el corazón del Reino de Pode.
¡Alto! -escucho de lejos a los caballeros- ¿Quién eres tú y que haces en las tierras del conde?
-Dormir… -su voz desata el hechizo del sueño.
Los caballeros caen de sus caballos. Los caballos hullen despavoridos.
Una vez nos encontramos a solas, me presento ante él.
-¡Amo! -se sorprende- ¿Qué hace aquí?
-He venido a cambiar los planes -mi voz suena cargada de energía-. Regresa con Simón. Yo me encargaré personalmente de esto.
El espíritu recuperado del Hades duda. Finalmente cede.
Formulo un encantamiento antes de que se mueva. Cuando regresa sobre sus pasos, la figura encantada de su presencia se mantiene inmóvil.

Continúa leyendo 169 Krhisten o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *