156 Kerwin

0
176
A media tarde llega el grupo de Efrén, tremendamente alterados.
-¿Qué ha ocurrido? -les pregunto.
-Patrullas de caballeros recorren las tierras -pronuncia a malas penas el exausto anciano-. Se han llevado al grupo que fue a por caballos.
-Lo sabemos. Hemos decidido ir a rescatarlos.
Efrén nos mira, con miedo.
-No lo vamos a conseguir -interviene el único aliado que han traído-. El conde cuenta con un ejército bien armado, fieles a él.
-Tenemos que intentarlo. ¡No podemos abandonarlos!
Agnes viene de camino con uno de los maletines metálicos. El anciano se alegra mucho al verla y corre a sus brazos.
-Que tome la medicina antes que nada.
-¿Eso qué es? -pregunta el nuevo.
-El antídoto del virus -le respondo mientras le acercan la ampolla-. Tómatela, te salvará.
El hombre se la toma inmediatamente.
-Insisto: no podemos hacer nada por vuestros amigos.
-Tenemos la cualidad de abordar la lucidez sin sufrir daños. ¡Algo podremos hacer!
-Sois una caja de sorpresas -finalmente cede-. Espero que los caballeros no sean tan crueles como dicen los rumores que circulan.

Continúa leyendo 157 Saúl o visita el índice de Los reinos del sur, el primer libro de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *