149 Jonhy

0
222
Cuando regreso a la fiesta me encuentro a todos mis compañeros bailando con las chicas de Elfas. Una de ellas, me espera en la entrada, y cuando entro a  la pista de baile, me agarra de la cintura y comienza a bailar conmigo también. El tacto de su piel con la mía me produce un éxtasis. 
-¿Qué ocurre? -le pregunto.
-Es vuestra fiesta. ¡Tenéis que pasarlo bien!
La música que suena es fantástica. Mi cuerpo se mueve involuntariamente, llevado por la melodía y la chica.
El momento mágico dura un par de horas, hasta que nos invitan cordialmente a cenar.
Las chicas se marchan, y nosotros nos sentamos en la mesa de la sala anterior con Erwin. Decenas de alimentos preparados llenan toda la mesa.
-Al finalizar la cena -comenta el señor de Priedni-, seréis llamados por el rey, para comentar en privado vuestra decisión respecto a la educación que recibiréis el próximo año.

El aroma me despierta el apetito. El sabor de los alimentos es completamente diferente a los de Rasel y Priedni. Saboreo cada bocado como si fuera el primero. Mis compañeros también se maravillan al probarlos. Por lo visto, la cena es un éxito.

Continúa leyendo 150 Kerwin o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *