146 Efrén

0
174
Caminamos hacia el oeste. Los tres grupos hemos decidido marchar en esta dirección porque el virus ha azotado de este a oeste, y mientras el Reino de Rasel se encuentra arrasado completamente, el Reino de Pode y el Reino de Rusul todavía debería contar con abundante vida. Sin embargo, cuanto más avanzamos, menos supervivientes encontramos.
-Esto no tiene lógica. ¿Dónde está la gente?
Casas vacías, poblados enteros abandonados, ni siquiera los cadáveres se amontonan para dar explicación a la ausencia de vida.
-Que extraño -comento desconcertado-. Habría jurado que aquí encontraríamos muchos aliados.
Entonces, uno de mis antiguos amigos, saliendo de debajo de una tabla, nos hace señas para que guardemos silencio y nos indica que entremos en su escondite. Según descendemos, observamos en el norte una gran humareda.
-¡Rápido!
Bajamos a lo que parece un hogar subterráneo y coloca el madero en la entrada.
-¿Qué está ocurriendo? -le pregunto intrigado.
-Son los caballeros del conde. Cuando hubieron rumores del virus, se formó una hermandad en el Reino de Pode. Comenzaron a saquear pueblos y secuestrar habitantes.
Asiento. Algo había escuchado, pero no me había atrevido a creerlo.

Continúa leyendo 147 Saúl o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *