141 Jonhy

0
186
-He terminado de cenar -empieza a hablar Yasmina-. Manda a los sirvientes para que recojan la mesa. -manda al imponente soldado con el que nos cruzamos.
-¿A dónde os dirigís?
Me veo completamente perdido… ¡No me permitirá seguir!
-Eso no es de tu incumbencia -y continúa adelante, dándole un empujón al formidable hombre-. Ah, si se te ocurre contar algo a mi padre, pasarás el resto de tus días en Omit.
Dicho esto salimos del salón sin oposición alguna. Por lo visto la chica tiene agallas y cuenta con gran poder dentro del castillo.
-¿Cómo haremos para ver a Darío sin ser vistos? -le pregunto una vez nos alejamos lo suficiente.
-Conozco un escondite secreto. Hoy es tu día de suerte: podrás ver al rey. Entiendo que es un gran privilegio para un vasallo. Pocos son los afortunados que reciben este honor.
Eso es cierto. Los alumnos de Priedni, al formar parte de la nueva generación, contamos con ese privilegio durante nuestra licenciatura; pero los hijos de los señores, si no cuentan con importantes cargos, jamás ven al rey aunque vivan en el mismo castillo.
Me lleva a través de varios pasillos, hasta llegar a uno donde las pareces no están revestidas elegantemente.
-Nos encontramos en la zona trasera, por así decirlo. Aquí vienen los técnicos de Tropolis cuando algo no funciona correctamente.
-¿Y qué hacemos aquí? -le pregunto, intrigado.
-Vamos a llegar a la sala donde mi padre tiene la reunión secreta, desde los conductos de ventilación.
Subimos por una escalera completamente vertical hacia el techo. Una vez allí, Yasmina abre una trampilla y se introduce por el hueco.
-¡Vamos! -exclama mientras me alarga una mano.
-¡Por supuesto! -respondo al tiempo que la agarro y me elevo hacia el hueco.
-(No te pierdas esto -comenta Nick a Matt como si estuviera viviendo el cumplimiento de una profecía- Jonhy va a poder cumplir con la misión…)

Avanzamos arrastrándonos por los conductos de ventilación. La sigo durante varios minutos, hasta que se detiene en algún punto del castillo.

-Mira por esta rendija. -me propone.

Abajo, se encuentra Darío manipulando una máquina de comunicaciones.

Continúa leyendo 142 Ariel o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *