136 Kerwin

0
202

-¡Cuenta con nosotros! -se levantan Lumi, Ariel y Helen.
De esta bonita manera descubro que mis amigos están plenamente conmigo, incluso después de exponer mis ideas revolucionarias. Y no sólo ellos, Efrén y Agnes también se unen. Los demás se miran entre ellos, dudando. Demasiado sería ya.
Efrén se vuelve hacia sus vecinos y amigos, y les habla:
-¡Yo también era incrédulo! Habíamos decidido vivir nuestros últimos días con la mayor paz y felicidad posible. Pero estos chicos nos salvaron la vida y nos han infundido esperanza. ¿Qué vamos a hacer sino? ¿Esperar a la muerte? Lo que nos proponen no es un camino de rosas, lo sé, pero si morimos que sea por destapar la verdad y no por rendirnos.
Entonces los hombres se vuelven miran entre ellos, pero esta vez con renovadas fuerzas. En sus ojos crece la rabia y la convicción.
-¡No somos cobardes! Cualquier aportación que podamos hacer a este mundo, bienvenida sea.
Así comienzan a hablar unos con otros, hasta que finalmente todos deciden unirse al movimiento. 
-Tendremos que recoger más medicinas… -comunica uno de ellos- conozco más gente que podrían unirse a nosotros.
-¡Por supuesto! -respondo enérgicamente- Cuantos más seamos… -y me lleno de valor para segurar…- más sobrevivirán.
-¡Tenemos que partir cuanto antes! ¡Cada segundo que pasa hay más muertos!

Continúa  leyendo 137 Jonhy o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *