132 Kerwin

0
196
Antes de la cena salimos fuera a hacer los preparativos oportunos. Por las afueras del pueblo se aproxima un grupo de hombres. Salimos a recibirlos muy contentos. Se trata de Efrén y todas las personas a las que ha avisado de nuestras intenciones.
-¡Genial! Has traído a más de vente. -comenta Helen.
-Esperaba encontrarme con más, pero están muertos… -murmura con lágrimas en los ojos- Y no he querido alejarme demasiado.
-No te preocupes, son más de los que habíamos soñado.
Algunos se encuentran en mal estado, sucios y pudorosos.
Agnes, prepara la cena para todos. No escatimes recursos, mañana traeremos más. Mientras se prepara el banquete de bienvenida, Vosotros os encargaréis de que se duchen y se aseen. Ya nos preocuparemos después de contarles todos los detalles.
Todos empiezan a moverse, obedeciéndome; excepto Ariel. Su mirada no se aparta de mí. Cuando los demás se alejan demasiado Ariel se acerca para hablarme al oído.
-¿Qué piensas hacer?
-Tengo preparado un discurso. Es lo mejor para elevar el ánimo cuando descubran a qué nos enfrentamos. ¿Cuento con tu apoyo?
-Sí. Tú eres el líder de este movimiento. Nadie mejor que un privilegiado renegado para encabezar la revuelta. Iré a avisar a los demás. Será mejor que estén informados de que vas a hablar en nuestro nombre.
Asiento. Pretendía que fuera una sorpresa, pero escuchando sus palabras es mejor que estén al tanto. Espero no tener que defenderme delante de los míos.

Continúa leyendo 133 Saúl o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *