131 Jonhy

0
194
Nos encontramos disfrutando plenamente de la fiesta cuando aparece uno de los profesores del arte de Priedni, apaga la música, detiene la actuación de los bufones y reclama la atención.
-Debo comunicar que esta fiesta no es exclusiva del grupo de Priedni. Compartiréis la sala con otro grupo precedente de… -habla con una extraña risa- Elfas, como ya os avisé hará unos meses. Espero que le deis un caluroso recibimiento a estás… -y vuelve a reír- chicas.
Entonces todos mis compañeros se aterran. Piensan que son gull’s del norte. Se apartan todo lo posible de la puerta. Cuando las chicas se asoman, el terror se vuelve admiración. No son monstruos del norte, sino seres angelicales en cuerpos pequeños y delicados, preciosos y atrayentes, envueltos en vestidos aterciopelados. ¿Pero cómo…?
-Teníais que haber visto vuestras caras -continúa riendo-. ¿Cómo van haber gull’s en el sur? Desde luego sois más ingénuos… -concluye sus risas y toma un tono serio- Preciosas son y llenas de esa magia que hechiza los sentidos. Ellas son el mejor complemento para una fiesta perfecta. -y se marcha- ¡Disfrutad!
La música vuelve a sonar y los bufones a actuar, pero todos los chicos nos hemos reunido en una de las esquinas y no nos atrevemos a aproximarnos donde se encuentran las chicas. Es la primera que vemos chicas y son tan… elegantes. Recuerdo como en Pode conocí a Sarah pero en ese momento la observé como una figura de autoridad y no como un ser de mi nivel. Además, la vestimenta que llevaba no era tan elegante, más bien parecía un uniforme. Sin embargo esta visión es completamente diferente. Están ahí para nosotros, para el baile de esta noche, para atraernos y divertirnos. ¡Que maravilla!

Continúa leyendo 132 Kerwin o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *