121 Simón

0
217
Despierto una vez más, después de perder el conocimiento varias veces. Las cadenas me aprietan la muñeca provocándome heridas dolorosas. Mi cabeza da vueltas. Desearía poder gritar y pedir ayuda, pero la mordaza me asfixia, impidiéndomelo.
-¿Qué tengo que hacer, amo? -pregunta la voz susurrante del ser encapuchado que me ha secuestrado.
-¿Regresar al oeste? ¿Y que hago con el chico…? Podría morir si lo dejara a solas… Entiendo… De acuerdo…
¿Qué esta tramando? ¿Con quién habla? No puedo hacer nada, estoy completamente a su merced.
Se aproxima lentamente hacia mí. Me agarra del pelo y me estira hacia atrás. Me quita la mordaza de mala manera y vuelve a darme agua con una esponja. También me da algo de comer.
-Tengo que cumplir otra misión antes de continuar contigo. Espero que no le causes ningún problema al humano…
¿Humano? ¿Qué humano? A continuación se aproxima hacia la puerta. Allí una figura humana le espera. La sombra le entrega la llave y desaparece. Cuando el hombre se aproxima para comprobar que todo va correcto, creo reconocer su rostro. Es alguien vinculado al gobierno.

Continúa leyendo 122 Dick o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario.
Escribe tu nombre

Resuelve la siguiente suma *