Saltar al contenido
Hola invitado, Inicia sesión o Regístrate | Ayuda

223 Sir

La Comisión de Guerra decide la estrategia que tomaremos.
-Tenemos un par de días para preparar a los guerreros y las naves. Tendremos que cargar gran parte de las reservas de Tatensul. Maguiltor ha prometido entregarnos mucho abastecimiento en cuando cumplamos la misión.
Dick se remueve, inquieto.
-Vamos a quedarnos sin defensas y sin abastecimiento. ¡Decidme que no es una locura!
-No. Es la voluntad del rey. Seguramente sabe que por apoyar al Imperio obtendremos grandes beneficios. 
La tensión recorre la Comisión. Los temores de Dick se expanden por todos los Reinos del Sur.
La comunicación con Clituck se abre:
-Los vehículos estarán disponibles para un par de días. Se ha creado un prototipo especial, capaz de volar y desplegar armamento muy poderoso. Con estas maravillas no tendréis dificultades para regresar pronto.
Asentimos. La conexión concluye.
-También quiero  proponer, como capitanes de mis tropas, a varios hombres de estimada presencia. ¡Pasad!
Y ante la sorpresa de todos aparecen guerreros de alto rango, trabajadores de confianza y Jonhy.
-El chico no estará preparado para dirigirnos. -comenta Josef.
-Este chico -le defiendo-, cuenta con mejor preparación que muchos de los que estamos aquí. No en vano hizo el aprendizaje avanzado y una ampliación que consideré necesaria.
-Bien -responde convencido-, que así sea.

Continúa leyendo 224 Kerwin o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la saga, El enigma de los dioses.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email