Saltar al contenido

150 Kerwin

Cuando los caballeros desaparecen de nuestra vista, nos levantamos, extrañados.
-¿Cómo es posible que exista un ejército en los suburbios -pregunto-, con lo que está ocurriendo?
-Tal vez por eso mismo.
Las múltiples conjeturas crean un quebradero de cabeza.
-No nos entretengamos. Consigamos la comida y regresemos a la base. Las medicinas pueden esperar, de momento.
Todos, sin excepción, ven adecuada mi decisión.
Después de adentrarnos de nuevo en la lucidez, observo claramente el punto adecuado. Me dirijo en mitad del camino y trazo una cruz con una rama. 
-Aquí hay que formar una barricada.
Mis hombres se miran perplejos, pero obedecen inmediatamente. Parece ser que yo sigo accediendo a más información que el resto. 
Antes de que se aproxime el cargamento, ordeno escondernos detrás de las estribaciones del terreno y esperamos a que llegue. Cuando pasa por el punto esperado, se levanta y vuelca, destrozando la carrocería.
-Coger las cajas y regresemos. -ordeno con un tono triste de voz.
Así lo hacen y en menos de media hora estamos de vuelta.

Continúa leyendo 151 Jonhy o visita el índice de Los reinos del sur, la primera novela de la trilogía, El enigma de los dioses.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resuelve la siguiente suma * Se ha agotado el límite de tiempo. Recarga el CAPTCHA por favor.