El Barco es una de mis series preferidas. En este post voy a centrarme en resumir la historia completa incluyendo el final, por lo que si pensáis verla, os recomiendo no leer la entrada. Pero si la has leído y te han quedado lagunas: este es tu sitio.

Muchos han criticado el último capítulo de la serie, comparándola con el sueño de Resines (en el final de Los Serrano). Yo tengo que decir que es un final inteligente y debo explicar por qué. A continuación voy a contar la trama principal de la serie completa, resolveré la mayoría de incógnitas y sabréis el por qué de este final. Es lo que yo he podido encajar del puzzle de enigmas que han formado. Desde luego, ha cubierto mis expectativas, aunque espero que haya más…

Toda gran producción será criticada por unos y halagada por otros. Es irremediable. El Barco cuenta con demasiados ingredientes (amor, humor, amistad, familia, misterio…), para poder satisfacer a todos. Los momentos clave son impactantes, pero se pierden entre escenas irrelevantes que hacen desesperar a un tipo de público, mientras otros disfrutan. De aquí el declive. Sin embargo El Barco no se ha hundido y es una de las series más comentadas en Internet, para bien o para mal, y ha sido vendida a 23 países de Europa y Latinoamérica. Incluso se va a rodar de nuevo con otros actores. Pero este éxito no ha sido acompañado en España, porque ha perdido audiencia progresivamente hasta que Antena 3 decidió no apostar por la 4ª temporada. Por ello tuvieron que alargar la 3ª temporada y concluir la aventura precipitadamente. No se han podido resolver todas las incógnitas, aunque la trama principal ha sido aclarada. Al final del post diré por qué un final tan abierto y por qué, bajo  mi punto de vista, supera todas mis expectativas. No sigáis leyendo si tenéis intención de verla, pero si no es así o ya la habéis visto, prestad atención:

Esto es lo que se cuenta a lo largo de la serie mediante recuerdos de los protagonistas. Un científico, Roberto Snaider, descubrió un fallo en el acelerador de partículas de Ginebra que produciría una catástrofe mundial que hundiría bajo el mar al 99% de la tierra. Entonces elaboró el Proyecto Alejandría, un plan de salvación en caso de que ocurriera dicha catástrofe. 7 barcos se salvarían situándose en puntos estratégicos de la geografía. La idea era crear un mundo mejor, pero personas muy poderosas y corruptas dominaron el proyecto, convirtiendo los 7 barcos en bancos de órganos para su exclusiva supervivencia. Por eso son “elegidos” cuyas vidas son imprescindibles para el “nuevo” proyecto. Pero Snaider se dio cuenta de la jugada y se adelantó: inyectó un virus, que reacciona con el aire, en las personas corruptas del proyecto, obligándoles a respirar con mascarilla. El antídoto lo guardó en clave en la famosa carpeta roja y lo escondió en el buque escuela “Estrella Polar”, uno de los 7 barcos destinados a sobrevivir. Pero Gamboa y otro matón, tratando de forzarle a que confiese donde tenía la capeta roja, lo hundieron en el agua, dejándolo prácticamente muerto. Ulises apareció y le salvó la vida. Pero cuando Roberto despertó ya no era el mismo (o eso fingía), porque se le metió una burbuja en el celebro produciéndole un retraso mental.


La serie comienza cuando el “Estrella Polar” zarpa de tierra y se ve envuelto en una tormenta apocalíptica. Una de las personas del proyecto Alejandría toma el control del barco, situándolo en el lugar exacto para aguantar. En los siguientes capítulos deben hacerse a la idea de que el mundo, tal y como lo conocían, ha cambiado y ahora se enfrentan a fenómenos anormales. Ven a un avión estrellarse contra el mar y entre los restos encuentran la caja negra. Se confirma así que el mundo ha desaparecido, pero aún hay esperanza porque entre las grabaciones se encuentra la de un avión que ha avistado tierra. También descubren que entre las cajas embarcadas, hay un localizador con una bomba que controlan los miembros del Proyecto Alejandría. En una ocasión, bajo una intensa niebla, Gamboa intenta huir y Ulises trata de detenerlo, disparándole. Caen los dos en la balsa y Ulises le salva la vida, curándolo, pero cuando el barco regresa a por ellos, Gamboa no está. Ha sido recogido por el submarino nuclear donde se encuentran los peces gordos del proyecto y una niña debatiéndose entre la vida y la muerte. Gamboa, el matón del barco, es en realidad una buena persona que obedece órdenes para salvar a su hija. A los pocos días lo devuelven al barco sano y salvo.

Aparecen en el mar cajas con comida, combustible y 4 náufragos a los que recogen. Pero en realidad los 4 náufragos son miembros del Proyecto Alejandría y están para recuperar la caja negra. La intención es que no descubran la ubicación de la tierra. Huyen, sin poder llevársela, pero como no consiguen descifrar más información, no vuelven a sufrir ataques. Encuentran al barco ruso, otro de los 7 barcos supervivientes, y deciden ir a investigar. Parece que no hay nadie dentro. Al mismo tiempo Burbuja y De la Cuadra son secuestrados por submarinistas. Los llevan al submarino nuclear donde curan a De la Cuadra del cáncer y Burbuja debe realizar una complicada ecuación. Tras esto último, los devuelven al “Estrella Polar”. Ainhoa y Ulises decidieron tener una “aventura” en el barco ruso.

La búsqueda de tierra no la abandonan, y siguiendo a un pato, encuentran una luz en el horizonte. Antes de llegar dan con el barco ruso, donde está Ainhoa y Cho Sung, un chino que se une al grupo, pero Ulises se marchó hacia la luz para sondear el peligro. Al llegar a la luz descubren que debajo hay una ciudad donde sólo un rascacielos mantiene varios pisos fuera del nivel mar. Dentro hay muchas personas que sobrevivieron al cataclismo y, tras rescatar a Ulises, descubren que el hotel es una cárcel de la que no pueden escapar. El “Estrella Polar” supondría su vía de escape, por lo que tratan de tomarlo por la fuerza. Pero un Gamboa ciego consigue que Ulises translade el localizador bomba al barco ruso y convence al grupo de asaltantes para que tomen ese barco, para luego destruirlo con ellos dentro. Max, el líder de los hombres del edificio, les revela las coordenadas de la tierra a cambio del puesto de Ulises, que se quedaría en el rascacielos en su lugar.

Cuando llegan a la isla un grupo acampa allí y otro regresa con el barco al edificio a por Ulises y el resto de supervivientes. En la isla Max le cuenta a Ainhoa que no están a salvo porque hay personas allí que quieren matarlos y desaparece en la selva. Cuando van a buscarlo deben dar media vuelta porque hay un grupo de hombres armados disparándoles. Mientras tanto el barco ha llegado al edificio, pero allí no había nadie porque otro barco llegó y se los llevó a la fuerza. Burbuja recuerda donde guardó la carpeta roja y Gamboa lo descubre y avisa a sus superiores. Finalmente interviene el capitán, Ricardo, que le convence para que no la entregue, pero el submarino nuclear viene tras ellos para darles caza. Consiguen escapar por la grieta de un iceberg. En la isla Ahinoa y Piti encuentran una casa en la selva, donde encuentran a Max. Piti regresa a la playa con el resto del grupo, encontrándoselos amarrados por hombres armados que buscan a Gamboa. Piti, en un acto de valentía, se hace pasar por Gamboa y se entera de que siguen las órdenes del submarino. Sin embargo, un avión deja caer un paquete en el cielo y cambia los planes. Los hombres armados corren a la casa para apuntarla desde la distancia. La novia de Roberto llega como un buzo al barco, en búsqueda de su amor… pero se encuentra a Burbuja. El barco llega a tierra y un grupo encabezado por el capitán con la carpeta roja van a la casa sin saber que fuera están los hombres armados. Entonces la tensión aumenta porque los hombres del submarino toman el barco para conseguir la carpeta roja, que ya no está. Gamboa descubre con aprensión que su hija cree que su padre es Alexander: el líder del Proyecto Alejandría. El paquete, que fue lanzado por el avión, contenía armas y regalos para el grupo, pero también había un paracaidista: Ulises. Él junto con dos más, van a la casa para ayudar a los suyos… Los hombres armados disparan a discreción, hiriendo gravemente a Valeria, la hija del capitán. Ricardo, completamente loco, sale fuera de la casa con la carpeta roja en la mano y la quema, quemando así la esperanza de vida de los hombres del proyecto. Entonces Alexander, desde el barco, ordena matarlos a todos. Pero Gamboa, completamente humanizado, sugiere una última posibilidad: que los datos del antídoto siguen en la cabeza de Roberto Snaider. Burbuja, ayudado por su novia, vuelve a ser el que era. Se planta frente a Alexander y le convence de que sigue siendo el mismo, pero que se ha hecho pasar por tonto para que no le hagan mas preguntas. Era la única manera de que lo dejaran en paz después de crear el virus que les está matando. De hecho dice textualmente que “Burbuja” es su proyecto más brillante (Excelente interpretación de Iván Massage, sólo por esto merece la pena ver toda la serie). Debe acompañarles en el submarino y curarles del virus que los mantiene a raya. Gracias a eso, Alexander ordena no matar a sus amigos que siguen en la casa. Pero aun quedaba un último acto final: Gamboa desea recuperar a su hija y para ello Alexander le pide matar a Ulises. Ambos se ven cara a cara, en la orilla del mar, con Gamboa apuntando a Ulises. Y aquí lo que creo que pasó: Gamboa, que se había hecho de los buenos, le pidió a Ulises que se hiciera pasar por muerto para recuperar a su hija. La trágica despedida por walkie con Ainhoa, era totalmente necesaria para que Alexander se tragara la escena. Posiblemente Ulises, colocándose un parapeto debajo de la camiseta, emuló su muerte. Por eso, 285 después todos son felices y Ainhoa se casa… con quién había elegido. Pero todo ello queda en el aire y oscurecido por… ¿La catástrofe que se repite?

El barco, la serie

Vale, ahora que ya sabéis las respuestas de las incógnitas, voy a contar las que siguen en el aire y por qué: no se sabe bien qué pasa con Burbuja. Se sabe que entró en el submarino y que al tiempo consiguió volver (han querido dejar un final feliz en todos los sentidos). Sin embargo no se dice nada si les limpió del todo (con lo cual estarían sin ataduras para hacer lo que les diera la gana) o siguen con el tratamiento. Tampoco se sabe si es Roberto fingiendo ser Burbuja o viceversa (aunque esto es uno de los puntos fuertes de la serie). No se sabe si Ulises vivió tras los disparos de Gamboa o fue el mártir necesario. Tampoco se sabe donde estuvo Ulises y que ocurrió con los supervivientes del rascacielos y el barco que llegó antes que el “Estrella Polar”. ¿Quién pilota el avión? ¿Habrá más supervivientes fuera del Proyecto Alejandría? Parece que hay más tierra, además de la isla, pero no dicen nada sobre ella. Falta la conversación de Ulises con su padre…

Pero creo, que estas dudas, se han mantenido inteligentemente. El creador, Iván Escobar, no quería que muriera aquí y ha tratado de hacer un final desconcertante que removiera las redes sociales para que otra cadena decidiera continuar la aventura. Si os fijáis, la escena de 385 días después, no está rodada a la par que el resto del capítulo. Bajo mi juicio es un trailer, una invitación para que otra productora fiche al equipo. El episodio final tuvo una expectación de 2,5 millones, situándose como segundo programa más visto, después de Cuéntame. Todavía no es una cantidad excesiva, pero Internet se ha agitado. Hay multitud de comentarios, críticas y halagos, porque no ha dejado a nadie indiferente. ¿Quién sabe si el año que viene veremos la continuación de la serie bajo otro título? Igual que ocurrió con Hispania e Imperium puede ocurrir ahora. Y ahora que El Barco, desde que encontraron tierra, se asemeja a Perdidos, ¿seguro que nadie apostará por esta idea?

Este artículo pertenece a la categoría Cine y TV. Accede al índice para ver los demás artículos de Cine y TV

Share Button